Psiquiatría y Coronavirus

Coronavirus efectos en la Salud Mental: ¿qué se puede aprender?

 Más de un tercio de los estadounidenses (36%) dice que el coronavirus está teniendo un grave impacto en su salud mental y la mayoría (59%) siente que el coronavirus está teniendo un grave impacto en su vida cotidiana.  A la mayoría de los adultos les preocupa que el coronavirus tenga un grave impacto negativo en sus finanzas (57%) y casi la mitad está preocupado por quedarse sin alimentos, medicamentos o suministros.  Dos tercios de los estadounidenses (68%) temen que el coronavirus tenga un impacto duradero en la economía.

 “El estrés y la ansiedad causados ​​por la pandemia pueden y están teniendo un efecto en la salud física y mental de las personas”, dijo el presidente de la APA, Bruce Schwartz, MD. “Durante este tiempo, es importante hacer todo lo posible para mantener el autocuidado y el control  el estrés.  Sugeriría esto para todos los que hacen frente en casa, así como para aquellos que todavía están en sus lugares de trabajo por necesidad, especialmente los profesionales de la salud en la primera línea de esta pandemia “.

 La mayoría de los estadounidenses (68%) se sienten bien informados sobre el coronavirus y la prevención de su propagación.  Los estadounidenses están divididos equitativamente sobre si las personas reaccionan de forma exagerada o son demasiado cautelosas cuando se trata de coronavirus.  Aproximadamente cuatro de cada diez adultos (39%) sienten que las personas reaccionan de forma exagerada y casi el mismo número no siente que las personas reaccionen de forma exagerada.  Solo aproximadamente el 21% es incierto.  Aproximadamente uno de cada tres adultos está preocupado por no poder acceder a las pruebas y la atención médica si es necesario.

La mayoría de los estadounidenses (68%) se sienten bien informados sobre el coronavirus y la prevención de su propagación.

 La mayoría de las personas informan que, a pesar de los altos niveles de ansiedad resultantes del coronavirus, aún no han sentido impactos significativos en el comportamiento.  Solo el 19% informa tener problemas para dormir, el 8% ha consumido más alcohol u otras drogas / sustancias, y el 12% dice que ha estado peleando más con su pareja o seres queridos (debido a estar atrapados en casa juntos).  Un poco más, casi una de cada cuatro personas (24%), dicen que han tenido problemas para concentrarse en otras cosas porque están pensando en el coronavirus.

 La encuesta también indicó un alto nivel de incertidumbre.  Aproximadamente uno de cada cinco adultos dijo que eran neutrales en muchos temas, como sentirse bien informados sobre el coronavirus y las pautas actuales, sobre si las personas reaccionan de forma exagerada y sobre los impactos actuales y potenciales del coronavirus en su salud y sus finanzas.

 “La encuesta destaca tanto la ansiedad causada por la pandemia como la necesidad de comunicaciones claras y consistentes sobre cómo prevenir la propagación de COVID-19”, dijo el CEO y Director Médico de APA, Saul Levin, M.D., M.P.A.  “En la interrupción que COVID-19 está causando, todos deben asegurarse de tomarse el tiempo para cuidar su propia salud física y mental, junto con sus familias, amigos y colegas de trabajo.  El aislamiento social puede prevenirse tomándose el tiempo para usar las redes sociales, cartas o simplemente el teléfono para comunicarse con sus seres queridos y amigos, particularmente aquellos con quienes no hemos estado en contacto a lo largo de los años como nos hubiera gustado.  Juntos, superaremos esto ”.

 Estos hallazgos provienen de una encuesta patrocinada por la Asociación Americana de Psiquiatría realizada en línea a través de una encuesta Porter Novelli PN View: 360 usando la encuesta en línea CARAVAN® Omnibus de Engine.  Las encuestas se obtuvieron de una muestra representativa a nivel nacional de 1.004 adultos durante el período del 18 al 19 de marzo de 2020. El margen de error es de +/- 3.1% al nivel de confianza del 95%.

  • Recomendaciones de la Sociedad Americana de Psiquiatría para manejar el COVID-19

La gran pandemia del coronavirus, llamado COVID-19, o 2019-nCoV, o SARS-COV-2 es una experiencia reciente que se inicio en Wuhan (China) el 8 de diciembre de 2019, y como tal no existen suficientes investigaciones y trabajos epidemiológicos de las complicaciones que genera el Coronavirus en la Salud Mental, lo cual es diferente a la gran cantidad de recomendaciones para disminuir riesgo y complicaciones en Salud mental.

Los datos que se presentan en esta publicación “Coronavirus efectos en la Salud Mental: ¿qué se puede aprender? reflejan los pocos trabajos realizados en centros de investigación sobre brotes anteriores de Coronavirus, síndrome respiratorio agudo severo (SARS) por Coronavirus y las recientes experiencias en China de los efectos en la Salud Mental

Conclusiones de los trabajos de Investigación

Los síntomas somáticos, el insomnio, la ansiedad, la ira, la rumia, la disminución de la concentración, el bajo estado de ánimo y la pérdida de energía se enumeran como los síntomas de advertencia que deben evaluar y controlar los profesionales de la salud mental. 

Según la literatura, una enfermedad física potencialmente mortal puede provocar síntomas asociados con el trastorno de estrés postraumático (TEPT) después de la recuperación

Estudios mostraron que entre el 10% y el 35% de los sobrevivientes de SARS informaron tener características de ansiedad, depresión o ambas al mes después del alta

Síntomas físicos específicos (p. Ej., Mialgia, mareos) y el mal estado de salud previo se asociaron significativamente con un mayor impacto psicológico del brote y mayores niveles de estrés, ansiedad y depresiónp <0,05). La información de salud específica actualizada y precisa (p. Ej., Tratamiento, situación de brote local) y medidas de precaución particulares (p. Ej., Higiene de manos, uso de una máscara) se asociaron con un menor impacto psicológico del brote y menores niveles de estrés, ansiedad , y depresión

La epidemia de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19) es una emergencia de salud pública de preocupación internacional y plantea un desafío para la resiliencia psicológica. Se necesitan datos de investigación para desarrollar estrategias basadas en evidencia para reducir los impactos psicológicos adversos y los síntomas psiquiátricos durante la epidemia. El objetivo de este estudio fue encuestar al público en general en China para comprender mejor sus niveles de impacto psicológico, ansiedad, depresión y estrés durante la etapa inicial del brote de COVID-19. Los datos se utilizarán para referencia futura. Métodos:Del 31 de enero al 2 de febrero de 2020, realizamos una encuesta en línea utilizando técnicas de muestreo de bolas de nieve. La encuesta en línea recopiló información sobre datos demográficos, síntomas físicos en los últimos 14 días, historial de contacto con COVID-19, conocimiento y preocupaciones sobre COVID-19, medidas de precaución contra COVID-19 e información adicional requerida con respecto a COVID-19. El impacto psicológico se evaluó mediante la Escala de impacto del evento revisada (IES-R), y el estado de salud mental se evaluó mediante la Escala de depresión, ansiedad y estrés (DASS-21). Resultados:Este estudio incluyó a 1210 encuestados de 194 ciudades en China. En total, el 53.8% de los encuestados calificó el impacto psicológico del brote como moderado o severo; 16.5% reportaron síntomas depresivos moderados a severos; 28.8% reportó síntomas de ansiedad moderada a severa; y 8.1% informaron niveles de estrés moderados a severos. La mayoría de los encuestados pasaron 20-24 h por día en casa (84.7%); estaban preocupados de que sus familiares contraigan COVID-19 (75.2%); y estaban satisfechos con la cantidad de información de salud disponible (75.1%). El sexo femenino, el estado del estudiante, los síntomas físicos específicos (p. Ej., Mialgia, mareos, coriza) y el mal estado de salud autoevaluado se asociaron significativamente con un mayor impacto psicológico del brote y mayores niveles de estrés, ansiedad y depresiónp <0,05). La información de salud específica actualizada y precisa (p. Ej., Tratamiento, situación de brote local) y medidas de precaución particulares (p. Ej., Higiene de manos, uso de una máscara) se asociaron con un menor impacto psicológico del brote y menores niveles de estrés, ansiedad , y depresión ( p <0.05). Conclusiones: Durante la fase inicial del brote de COVID-19 en China, más de la mitad de los encuestados calificaron el impacto psicológico como moderado a severo, y aproximadamente un tercio informó ansiedad de moderada a severa. Nuestros hallazgos identifican factores asociados con un menor nivel de impacto psicológico y una mejor salud mental. estado que puede usarse para formular intervenciones psicológicas para mejorar la salud mental de los grupos vulnerables durante la epidemia de COVID-19. Desde mediados de diciembre de 2019, la transmisión de persona a persona de la nueva neumonía por coronavirus (NCP) se ha producido entre contactos cercanos. Al mismo tiempo, se debe prestar mayor atención a la intervención de crisis psicológica (PCI) entre las poblaciones afectadas, para la prevención oportuna de daños inestimables de una crisis psicológica secundaria. PCI se inició a través de servicios médicos remotos (teléfono e internet) y en el sitio para ayudar a los trabajadores médicos, pacientes y otras personas afectadas a superar cualquier dificultad psicológica. Este documento describe experiencias basadas en el trabajo del equipo médico de Shanghai.

————————————————————-

Efectos del Aislamiento. Estado de salud mental de personas aisladas debido al Síndrome Respiratorio de Medio Oriente

Prevalencia de síntomas de ansiedad e ira durante el aislamiento y 4-6 meses después de la liberación.
La tasa de prevalencia de los síntomas de ansiedad y la ira de acuerdo con la intensidad de exposición del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente.

OBJETIVOS

Se cree que el aislamiento debido al manejo de enfermedades infecciosas afecta la salud mental, pero los efectos aún se desconocen. Examinamos la prevalencia de síntomas de ansiedad y enojo en personas aisladas durante la epidemia del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) tanto en el período de aislamiento como en los cuatro a seis meses posteriores a la liberación del aislamiento. También determinamos los factores de riesgo asociados con estos síntomas a los cuatro o seis meses.

MÉTODOS:

De 14,992 individuos aislados durante 2 semanas debido a tener contacto con pacientes con MERS en 2015, cuando MERS fue introducido en Corea, 1,692 individuos fueron incluidos en este estudio. Los síntomas de ansiedad se evaluaron con la escala de 7 ítems del trastorno de ansiedad generalizada y la ira se evaluó con el Inventario de expresión de ira de rasgo estatal a los cuatro o seis meses después de la liberación del aislamiento para MERS.

RESULTADOS

De 1,692 que entraron en contacto con pacientes con MERS, 1,656 no fueron diagnosticados con MERS. Entre 1.656, los síntomas de ansiedad mostraron un 7,6% (intervalo de confianza [IC] del 95%, 6,3 a 8,9%) y sentimientos de ira en el 16,6% (IC del 95%, 14,8 a 18,4%) durante el período de aislamiento. A los cuatro o seis meses después de la liberación del aislamiento, se observaron síntomas de ansiedad en 3.0% (IC 95%, 2.2 a 3.9%). Sentimientos de ira estaban presentes en 6.4% (IC 95%, 5.2 a 7.6%). Los factores de riesgo para experimentar síntomas de ansiedad e ira a los cuatro o seis meses después de la liberación incluyeron síntomas relacionados con MERS durante el aislamiento, suministros inadecuados (comida, ropa, alojamiento), actividades de redes sociales (correo electrónico, texto, Internet), antecedentes de enfermedades psiquiátricas y perdidas financieras.

CONCLUSIONES

Los problemas de salud mental a los cuatro o seis meses después de la liberación del aislamiento pueden prevenirse brindando apoyo de salud mental a las personas con salud mental vulnerable y proporcionando información precisa, así como suministros adecuados, incluidos alimentos, ropa y alojamiento.

————————————————————-

En términos de la respuesta de atención de salud mental al brote de COVID-19 en China, Xiang et al. [ 8 ] sugirió tres factores importantes: 1) equipos multidisciplinarios de salud mental (psiquiatras, enfermeras psiquiátricas, psicólogos clínicos y otros profesionales de la salud mental), 2) comunicación clara con actualizaciones periódicas y precisas sobre el brote de COVID-19, y 3) establecimiento de servicios seguros para proporcionar asesoramiento psicológico (por ejemplo, dispositivos electrónicos y aplicaciones). Estas sugerencias de Xiang et al. [ 8] podría ser una buena referencia para brindar atención de salud mental.

Al mismo tiempo, se debe prestar mayor atención a la intervención de crisis psicológica (PCI) entre las poblaciones afectadas, para la prevención oportuna de daños inestimables de una crisis psicológica secundaria. PCI se inició a través de servicios médicos remotos (teléfono e internet) y en el sitio para ayudar a los trabajadores médicos, pacientes y otras personas afectadas a superar cualquier dificultad psicológica

La enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19) es una emergencia de salud pública de preocupación internacional y plantea un desafío para la resiliencia psicológica. Se necesitan datos de investigación para desarrollar estrategias basadas en evidencia para reducir los impactos psicológicos adversos y los síntomas psiquiátricos durante la epidemia. 

Encuesta patrocinada por la Asociación Americana de Psiquiatría durante el período del 18 al 19 de marzo de 2020.

COVID-19 e impacto en el bienestar mental de los estadounidenses

 WASHINGTON, DC – Casi la mitad de los estadounidenses (48%) están ansiosos por la posibilidad de contraer coronavirus, COVID-19, y casi cuatro de cada diez estadounidenses (40%) están ansiosos por enfermarse gravemente o morir de coronavirus, pero muchos más estadounidenses  (62%) están ansiosos por la posibilidad de que familiares y seres queridos contraigan coronavirus.  Esto es según una nueva encuesta nacional publicada hoy por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).

Casi la mitad de los estadounidenses (48%) están ansiosos por la posibilidad de contraer coronavirus, COVID-19, y casi cuatro de cada diez estadounidenses (40%) están ansiosos por enfermarse gravemente o morir de coronavirus,

  62% están ansiosos por la posibilidad de que familiares y seres queridos contraigan coronavirus.

 Más de un tercio de los estadounidenses (36%) dice que el coronavirus está teniendo un grave impacto en su salud mental y la mayoría (59%) siente que el coronavirus está teniendo un grave impacto en su vida cotidiana.  A la mayoría de los adultos les preocupa que el coronavirus tenga un grave impacto negativo en sus finanzas (57%) y casi la mitad está preocupado por quedarse sin alimentos, medicamentos o suministros.  Dos tercios de los estadounidenses (68%) temen que el coronavirus tenga un impacto duradero en la economía.

Bibliografía

———————————————————————-

Recomendaciones de la Sociedad Americana de Psiquiatría para manejar el COVID-19

http://workplacementalhealth.org/Employer-Resources/Working-Remotely-During-COVID-19

……………………………………………………………….